Música Inolvidable (XXII): ABBA

28 mayo, 2014

| | |
Pues sí, le llegó el turno a ABBA. No voy a relatar la génesis y disolución del grupo, porque a estas alturas el interesado puede obtener cumplida información en la red, así que si me lo permiten, sí haré un comentario personal, y comenzaré diciendo que del mismo modo que me interesa mucho el arte cinematográfico pero soporto malamente a determinado tipo de cinéfilos, mitómanos y fetichistas (lo siento enormemente), siempre me han gustado las pegadizas canciones -un logro no tan desdeñable como algunos pretenden- del grupo sueco, pese a lo cual, confieso mi desconocimiento sobre películas o musicales, porque no me acaban de llamar la atención (así que no puedo ponderarlos). Me explicaré: acaban siendo tan de uno esas canciones que “sacarlas de contexto” es como desnaturalizarlas. Manías.


Ya entonces esta “impregnación” personal trataba de huir de la estética de los setenta para ser sustituida por una propia, tanto mental como apegada a unos determinados lugares físicos. Por otra parte, esa estética de los setenta –principalmente- ha servido a otros como coartada para atacar las cualidades artísticas del conjunto, una de las formas encubiertas de revestir nuestra aversión por medio de categorías pusilánimes.

Pero al fin, lo que queda es la calidad de la música, y calidad tuvo el grupo formado por Benny Andersson, Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus y Frida Lyngstad. Podrá gustar o no, pero que tenían (tienen) el incomparable hálito de la calidad, el innegable atractivo de la retentiva y la definición de una época determinada, es algo evidente, pese a que parezca una obviedad.



Fijar una emoción, un lugar o una época por medio de las canciones, es un elemento connatural a las mismas. Pero además, conviviendo junto a esa estética con chorreras, quisiera destacar el que para mí es el (perdido) atractivo de unas portadas igual de definidoras, las imágenes con que se adornaban y se expresaban los vinilos de la época. Los de ABBA siempre me parecieron espléndidos, cada uno a su “aire”.


En realidad, mi “comentario personal” iba a ser el que sigue, aunque se haya extendido a todo el escrito.

Pues sucedió que a finales de los ochenta y primerísimos noventa, grabé a algunos compañeros de clase unas casetes –además, en cintas de “metal”, para que sonaran bien-, con canciones de un grupo ya prácticamente arrinconado llamado ABBA, como habrán podido suponer. Provenían de vinilos salidos de los sitios más variopintos, aunque algunos eran herencia familiar (Voulez-Vous, 1979), y otro tuve la suerte de adquirirlo, por aquel entonces en una tienda de discos de Granada (The Visitors, 1981). 

Y traigo a colación la anécdota porque la reacción solía ser más que positiva. Pese a que ya no estaban “de moda”, las canciones, magníficamente interpretadas, acababan gustando. Alguno conoció así la música de ABBA, del que me daba pena que pasara al olvido (yo qué sabía), en un tiempo inmediatamente anterior a la aparición en el mercado de los recopilatorios “GOLD” que iniciaron el revival del conjunto (personalmente, sigo prefiriendo los trabajos completos y “diferenciados”).


Personal había de ser también la selección de temas que ofrecemos. Naturalmente, espero que sean del agrado de los seguidores del Baúl. La primera es Bang-a-boomerang y pertenece al trabajo ABBA (1975), y la segunda, Like an angel passing through my room, a The Visitors (1981).



No cabe duda de que sin la primera –al igual que otras- el mundo habría sido menos feliz, y que la segunda contiene una de las más hermosas letras que recuerdo. Son del tipo de canciones que, “cogidas a tiempo”, te acompañan toda la vida.

Escrito por Javier C. Aguilera


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...