Otros mundos (V): Las huellas de los dioses, de Graham Hancock

20 mayo, 2013

| | |
Sabemos muy poco de nuestro remoto pasado. Más allá de 6000 años en el tiempo, todo son conjeturas. (Fernando Jiménez del Oso)

Portada de Las huellas de los dioses
El encontronazo con la historia a veces produce trascendentales cambios personales. Licenciado en sociología y corresponsal en África para diarios como The Times, The Guardian y The Economist, Graham Hancock (Edimburgo, 1950) se topó con el fascinante mundo de las civilizaciones perdidas por casualidad. Recabando información acerca de la célebre Arca de la Alianza, se fue impregnando –a la par que cuestionando- de los misterios de esos testigos mudos del tiempo y el paso del hombre que son las ruinas; los vestigios del pasado. Hancock es, en este sentido, el último “elucubrador” de una fascinante lista historiográfica con respecto a los misterios del pasado. Desde que cobrara forma su libro sobre el Arca y su posible ubicación (que situaba en Etiopía, como una teoría más), sus obras han cosechado un éxito creciente, sobre todo a partir de la publicación de Las huellas de los dioses (1995; Ediciones B, 1998), donde quedaban establecidas las directrices de sus hipótesis. Tan es así que vieron la luz dos series documentales, de tres capítulos cada una: En busca de la civilización perdida (1998) y Reinos submarinos (2002), que servidor conserva, entre tanto material, como un documento harto estimulante.

En Las huellas de los dioses, Graham Hancock hacía todo un recorrido personal y geográfico (visitando los lugares por sí mismo), paseándose por entre mapas antiguos como el de Piri Reis (1513), cuya tipología subglacial cartografía detalles que solo pudieron ser determinados ¡antes de la era glacial!, y cuya autenticidad fue verificada en 1949 (si la Antártida no se descubrió hasta 1818, la última fecha en que pudo haber sido cartografiada sin hielo fue sobre el 4000 a.C.); o el de Oronteus Finaeus, de 1531; o el de Mercator (1569).

Graham Hancock
Además de recorrer las culturas de Sumer -allá donde comenzaba la Historia para Samuel Noah Kramer-, Egipto, el Valle del Indo, Machu Picchu o China, y hacer un meticuloso repaso por las manifestaciones más relevantes de dichas culturas, como los Viracochas, aquellos semidioses de la planicie de Nazca en Perú; Chichen Itzá, al norte de Yucatán (México), con sus templos de Kukulcán y de los Guerreros, mezcla de elementos mayas y toltecas; o los olmecas, la cultura “madre” de Centroamérica, de más de tres mil años de antigüedad y conocedora de la rueda. O los aztecas, que por el contrario, serían los más recientes, y a cuyo dios Quetzalcoatl se atribuye el invento de las matemáticas avanzadas y las fórmulas de datación que posteriormente emplearán los mayas para calcular la supuesta fecha del fin del mundo (o de un mundo; según la cosmogonía azteca, existieron cuatro soles anteriores al presente). Argumentando posibles conexiones, el autor nos recuerda que el testimonio de estas piedras continúa estando vivo.

Mapa de Piri Reis
El Libro de los Muertos egipcio, los Vedas indios, el Popol Vuh maya, la estrella Sirio y el tabú de la constelación de Orión, las distintas glaciaciones, la teoría geológica del movimiento de placas (teoría formulada por Charles Hapgood), los referidos mapas, piedras talladas y papiros… hasta la polaridad magnética del planeta se hallan presentes en Las huellas de los dioses.

Pero el misterio también se relaciona con el entorno de la Tierra, es decir, con el espacio. Y es aquí donde Hancock, con ayuda del ingeniero Robert Bauval, logró dar un paso “más allá”, puesto que su teoría sugería que tales conocimientos plasmados en el más duradero de los materiales, y diseminados por todos los rincones del planeta, forman parte de un tan complejo como “simple” sistema de marcación celeste. Parafraseando al filósofo italoamericano Giorgio de Santillana, entraríamos en confrontación con todo un sistema que disfraza la “terminología técnica” de una avanzada ciencia astronómica… agazapada tras el lenguaje del mito.

En este sentido, cobran importancia datos confirmados por la ciencia como la inclinación de la Tierra (u oblicuidad), el plano de su órbita (eclíptica) y sobre todo, el tambaleo del eje durante la rotación de la Tierra (el movimiento de precesión descubierto por Hiparco). ¿Sería la plasmación de este mecanismo “precesional” un intento de comunicación por parte de una civilización ya desaparecida? De hecho, la facultad de reconocer y fijar estas eras precesionales que la ciencia fija cada veintiséis mil años, implica estar en posesión de una astronomía observacional muy sofisticada y un conocimiento profundo de la mecánica del sistema solar.

Pirámides como las de la meseta de Guiza, huérfanas de jeroglíficos y de toda decoración funeraria en su interior, así parecen atestiguarlo. Además, los avances técnicos benefician una disciplina como la geodesia, encargada de determinar la posición exacta de los puntos geográficos, la forma y el tamaño de la Tierra… y otras correspondencias.

Angkor Wat, Camboya
Llegados a este punto, una buena relación o resumen de datos es proporcionado por el autor en la página 276 del libro (en su edición en español), puesto que nos encontramos inmersos en un lenguaje que por medio de las creencias y los cultos locales, se centra en números, movimientos, medidas y geometría. El legado de unas culturas tecnológicamente desarrolladas aunque pertenecientes a tiempos casi prehistóricos.

Tal vez ciertos mitos necesiten ser decodificados. La misma ciudad de Teotihuacán podría ser la tarjeta de visita de una civilización perdida, ya que casi nada se conoce acerca de este emplazamiento, que perdura gracias al lenguaje eterno de las matemáticas.

Puertas terrestres con sus correspondientes estelares, monumentos que reflejan una geometría celeste por medio de valores astronómicos, como el referido cambio de precesión de la Tierra, “reflejando” una disposición según los patrones temporales de las constelaciones (como las estrellas del Cinturón de Orión o la constelación del Dragón). De hecho, se ha descubierto que las frecuencias radiofónicas de onda corta ¡sufren una distorsión cuando Saturno, Júpiter y Marte se alinean!

Principales estrellas de la Constelación de Orión

Todas estas huellas forman parte de una sabiduría legada en piedra para Graham Hancock, y para tantos otros que como él, ya meditaron la posibilidad. Una contingencia en confrontación no con los datos, sino con las interpretaciones más ortodoxas de los mismos. En definitiva, un ramillete de conocimientos que no pasó a las generaciones posteriores, ya fuera por desidia o con la ayuda indirecta de las invasiones o conquistas, o de toda suerte de desastres naturales (como sucedió en Acrotiri, la actual Santorini o Thera). Una teoría en suma, que el autor ha ido apuntalando, y con la que formula una especie de espiritualidad universal que recorrió todo el globo, y que hubo de tener una fuente común, como el Big Bang.

Por ello, Graham Hancock ha proporcionado una obra más que estimulante que no ha dejado de fluir, esto es, de suscitar de nuevo interés por nuestro remoto pasado (los libros no traducidos al español conservan su título en inglés): Símbolo y señal (1992) (Planeta, 1993), Las huellas de los dioses (1995) (Ediciones B, 1998), Guardián del Génesis (1997) (Planeta, 1997), El misterio de Marte (1998) (Grijlabo, 1998), El espejo del paraíso (2001) (Grijlabo, 2001), Underworld (2002), Talismán, acerca de los mensajes legados por… la masonería (2004) (Debate, 2004), Supernatural: Meeting with the ancient teachers of mankind (2005) y Entangled: The eater of Souls (2010).


Se esté o no de acuerdo -en parte o al completo- con las teorías expresadas por Hancock (y por Robert Bauval en sus libros conjuntos), lo que el autor reclama desde sus textos y documentales, es un hueco en el que poder ser escuchado sin acritud; la oportunidad de poder expresar sus opiniones, razonablemente argumentadas (seas ciertas o no), sin que por ello tengan que derrumbarse todos los cimientos de la arqueología, una disciplina que tantos investigadores ha dado (muchos por vocación, otros a causa del azar), y que nos ha ayudado a comprender mucho mejor el mundo en que vivimos. Lo que no quiere decir que no se pueda elucubrar frente a tantos enigmas arqueológicos aún no resueltos.

Escrito por Javier C. Aguilera



3 comentarios :

  1. Buena reseña, "La huella de los dioses" es tremendo libro con información muy convincente más allá, como bien decís, sean ciertas o no, no cabe dudas que te dejan un sabor a querer saber que es lo que pasó realmente en el pasado remoto. Saludos y excelente artículo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gustaría conseguir el libro para leerlo! pero no lo encuentro por ningún lado. Alguien que sepa dónde lo puedo conseguir, aunque sea usado? Gracias.
    Facebook: Tabaré Citto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema con este libro, Tabaré Citto, es que está descatalogado en español, por lo que tan solo podrás encontrarlo de segunda mano o en alguna biblioteca que disponga de él. Quizás en inglés te resulte más accesible. Un saludo.

      Eliminar

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...