Adaptaciones (XI): El Hobbit: un viaje inesperado, de Peter Jackson

24 diciembre, 2012

| | |
Se hizo de rogar, pero ya llegó a nuestras pantallas. La adaptación de otra de las famosas historias del célebre Tolkien ha resultado ser el retorno inevitable a la Tierra Media, pero en esta ocasión no podemos afrontar una trilogía épica, sino un cuento infantil. Quizás la cuestión que, en la raíz, está produciendo contrariedad entre los espectadores, especialmente entre aficionados y crítica.


Peter Jackson volvió a tomar las riendas del universo tolkiano para deleitarnos de la idiosincracia ya creada en su obra magna El señor de los anillos (2001-2003). Nos embarca en el preludio de esta historia, un cuento con mil páginas menos que la trilogía, pero que marca el inicio de la Tierra Media en la literatura, si nos referimos a la vida del autor. Es la sencilla historia de un hobbit, Bilbo Bolsón, de modales refinados, tranquilo y algo holgazán, como lo son los de su raza, que es arrastrado por el mago Gandalf a una aventura con trece enanos. El objetivo es recuperar el tesoro que el dragón Smaug les robó y, a ser posible, regresar con vida. Relatar esta idea tan simple ha tenido muchos contratiempos pese a contar con gran parte de los escenarios ya previstos, entre cuestiones de productoras, dirección, retrasos, la adaptación se ha postergado hasta llegar a realizarse diez años después del exitoso trío del anillo.

De no haber sido Jackson el director, nos podríamos plantear si las uniones con lo ya visto hubieran sido menores, pero la cuestión es que Guillermo del Toro abandonó el proyecto de dirección y el proyecto recayó en sus manos. Y ha arrastrado consigo varias polémicas. Si bien era considerable la realización de tres películas para tres libros, muy cuestionable ha sido producir otros tres films para un único libro de pocas páginas, aún sabiendo que en principio se plantearon dos largometrajes. ¿Cuestión económica o creativa? El resultado deberemos esperarlo cuando podamos disfrutar de esta nueva trilogía, de momento sólo podemos observar que Peter se ha recreado en cada escena, ha profundizado en los escritos de Tolkien y ha querido trasladar toda su visión fiel a la obra, pero expandida respecto a la misma. 

Peter Jackson en el decorado de El Hobbit
Radagast
En algunas de estas ocasiones, el resultado es positivo. Con un inicio que sirve de prólogo a la historia de Thorin y que nos avisa de que esto no es la búsqueda de un simple tesoro, es también la recuperación de un reino, paraíso, perdido. Con este prólogo comienza ya la visión épica que irá entremezclándose con la raíz más infantil y humorística de esta obra, a veces con buenos momentos y otros con un resultado que no acaba de funcionar.

El libro es un cuento infantil, pero Jackson ha querido volver a la épica y ha añadido elementos de ese campo que, en ocasiones, no parecen casar con el tono más ameno de la obra original, y que incluso la empeoran. El caso más evidente es el antagonista creado para la ocasión: un orco albino llamado Azog. Este personaje es un estereotipo del malvado que busca venganza por una derrota y que es extraído del legendarium de la Tierra Media, aunque no tenga relación directa con esta historia.

Su inserción en esta historia causa repercusión en el argumento, pero puede dejar indiferente al espectador. El hobbit ya contaba con un antagonista principal y otros seres oscuros muy interesantes, así como la sombra de Sauron, que nuestro director logra introducir con buen proceder a través del excéntrico Radagast.

Otras escenas sirven para perfilar mejor la relación con El señor de los anillos, como la aparición de personajes de esa trilogía. Algunas de esas escenas son la introducción que enlaza a la perfección con el inicio de La comunidad del anillo, con un Frodo sonriente haciendo los preparativos del cumpleaños de Bilbo. También la reunión entre Saruman, Elrond, Galadriel y Gandalf nos sirven para mostrar las dudas acerca de esa paz que, como ya sabemos, terminará con el regreso de Sauron.

Quizás el personaje más perjudicado es Saruman, que logra imponer y producir un contraste con Gandalf, pero que después se convierte en una caricatura. Distinto es el papel de Galadriel, que se muestra tan enigmática como en anteriores ocasiones y mantiene a la perfección la identidad creada para este personaje en anteriores ocasiones, incluso con la complacidad existente con el mago gris, encuentro que no pudimos observar antes.


Como habéis podido notar, estamos haciendo referencia a varios personajes de este universo, menos al más importante: el hobbit. Bilbo Bolsón es opacado en este primer film por otros personajes que resultan más interesantes, su protagonismo se centra en las escenas más graciosas del film y en la parte final, especialmente en su conversación con Gollum, que, en cierta forma, también se apodera del papel principal.

Tendremos que esperar para ver si acaba por conformarse como verdadero protagonista y seguirá cediendo su puesto a otros, como Thorin o Gandalf. Por último, podemos hacer referencia a la suerte que tienen los personajes en su aventura, un factor al que los guionistas han recurrido para que el grupo siga adelante en su aventura, explotándolo de tal forma que deshumaniza -si cabe este término- esta aventura fantástica.


Dentro del apartado técnico, la película reluce calidad, pero también trae la polémica de una innovación: 48 frames por segundo. Jackson dobla el número de frames en los que se rueda una película normal para crear una nueva atracción visual que ha dividido, de nuevo, a los espectadores. En este sentido, y también en su relación con el 3D, debo comentar a título personal que el resultado mostrado es vertiginoso en un inicio, pero según el ojo se adapta a lo que está viendo, se puede percibir mejor el movimiento de los actores.

Los colores parecen más intensos y aumenta el realismo a la par que parece que visualizamos una animación. Un claro ejemplo es una de las escenas iniciales, la narración sobre el reino de Erebor, que parece extraída de una cinemática del videojuego Warcraft. También a nivel personal puedo comentar que su 3D consiguió que no me doliera la cabeza como en anteriores ocasiones, desconozco si tiene relación con los 48 frames, pero si esta combinación permite un resultado como el visto sin dolor, puede resultar muy interesante.

En otro sentido, es de esperar una mejora en hacer más natural lo artificiosa que resulta la imagen en su colorido. En cuanto a la banda sonora, volvemos a estar ante un festival de leivmotivs rescatados de El señor de los anillos, de agradecer para los aficionados, pero que no aporta originalidad a la música.

Casting de El Hobbit
Llegados a este punto cabe plantearnos qué nos contará Jackson en las dos próximas películas, y si acaso su afán por expandir el universo de El hobbit puede desvirtuar la imagen del cuento que Tolkien hizo para sus hijos y que fue la semilla de la Tierra Media. Un cuento que ahora se debate entre ser una película de aventuras con humor, una historia épica o una remezcla de ambos géneros que pueda no llegar a satisfacer ni a quienes esperan una cosa ni a quienes esperan la otra.

Escrito por Luis J. del Castillo

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...