Clásicos Inolvidables (X): Polifemo, de Luis de Góngora

23 abril, 2012

| | |
Uno de los poemas más reconocidos del barroco español, del Siglo de Oro de la literatura española, pertenece a Luis de Góngora. Él es uno de los mayores poetas de nuestras letras que, debido a la complejidad de su segunda etapa, muy hermética y compleja para su lectura, permaneció apartado e ignorado hasta la reivindicación que la Generación del 27 realizó del autor en el aniversario de su muerte, aunque salvo Dámaso Alonso y Lorca, en algunas de sus obras, no comprendieron la complejidad del autor. Hablamos de la Fábula de Polifemo y Galatea, conocida como Polifemo, un poema de sesenta y tres estancias escritas en octavas reales que se estructuran en yuxtaposiciones de espacios físicos. Parafrasea un pasaje mitológico que Ovidio trata en sus Metamorfosis sobre la historia del gigante Polifemo, hijo de Poseidón, que ya aparecía en la Odisea de Homero, y su amor por la ninfa Galatea. Estuvo trabajando en él entre 1610 y 1612, por lo que se cumplen 400 años de la aparición del poema.

Luis de Góngora, pintado por Velázquez
Quevedo, rival de Góngora
Luis de Góngora tuvo gran éxito con sus letrillas, décimas y romances de temas ligeros, pero a partir del año 1610 cambió hacia un tipo de poesía más hermética y complicada, con cultismos, metáforas complicados, hipérbatos y muchas alusiones mitológicas. Si bien es cierto que en su período anterior ya había dificultades de esta clase, en esta segunda están muy intensificados. Este hecho provocó, por otra parte, las reticencias y la contrariedad de otros autores de la época, pertenecientes a otras corrientes literarias y encabezadas por el rival de Góngora por excelencia, Francisco de Quevedo, que representaba lo contrario a Góngora. El catedrático de literatura en la Universidad de Granada Juan Carlos Rodríguez señala que, mientras Góngora es el poeta de la vida, para quien no existe el tiempo, pues todo es presente, Quevedo es el poeta de la muerte, para quien todo es tiempo.


Precisamente la duración del Polifemo es de un día, con pocas referencias al pasado, cumpliendo, además, la teoría del teatro clásico griego. Se fija en el presente precisamente porque para Góngora todo era fugaz, estaba obsesionado por el presente, como todo jugador de cartas. Es, además, el primer y único poema donde Góngora nombra a la musa, Talia, quien era la musa del teatro. Durante el mismo, Góngora da vida a las cosas, produciendo la imanencia de la vida, que se exprese por sí misma, algo más que una humanización. Por ejemplo, la gruta donde vive Polifemo tiene boca y produce un bostezo de la tierra.

A Polifemo lo describe como rey de Sicilia, en broma posiblemente de Felipe II o Felipe III, como un ser que está solo, cosa que señala mediante el melancólico vacío, un gigante de un sólo ojo brillante como el sol que es hijo de Neptuno. Señala Góngora su estilo de vida, lo que hace por el día y por la noche, qué come, mostrando cada uno de sus alimentos con gran viveza. También su entretenimiento: tocar una flauta inmensa, hecha con más de cien cañas unidas con cera y cañamo, con la cual altera el mundo que lo rodea de forma negativa.

Fresco de Pompeya que representa a Galatea y Polifemo
Galatea es hija del mar, una ninfa que vive en la sierra de Sicilia, de carácter huidizo, importante para comprender la historia de otros amantes del mar que no pudieron estar con ella por lo mismo: no es posible sujetarla, atarla. De ella está enamorado Polifemo y es por ella por quien él ha cambiado, dejando de comer humanos. En la estrofa 25 se produce la llegada del último personaje de este trío mientras Galatea se queda dormida: Acis, un ser mitad hombre y hombre bestia.

La historia avanza cuando Acis, estando Galatea dormida, le deja tres símbolos del amor que ella verá al despertar, buscando después a su amado, quien finge estar dormido. Cuando lo encuentra se desarrollan una serie de versos que desatan la pasión de Acis y Galatea en escenas obscenas expresadas en metáforas. Durante esas escenas llega Polifemo, descubriendo a los dos amantes. Aquí Góngora se diferencia de Ovidio, quien hizo llegar al gigante después. 

Pintura de Jean Antoine Gros que representa la huída de Acis y Galatea
Los amantes huyen, pero Polifemo, profiriendo un aullido que conmueve a los árboles, lanza una roca para matar a Acis. Galatea pide ayuda a Doris, su madre, quien, al morir Acis, lo convierte en río, yerno del mar. El poema termina entonces tal y como había empezado: en la espuma del mar siciliano, con los personajes marcados por la tragedia y la soledad. Galatea no puede volver junto a su amado Acis y Polifemo siempre será rechazado por el ser al que ama, aunque esto no lo dirá explícitamente Góngora.

Con violencia desgajó infinita
La mayor punta de la excelsa roca,
Que al joven, sobre quien la precipita,
Urna es mucha, pirámide no poca.
Con lágrimas la Ninfa solicita
Las deidades del mar, que Acis invoca:
Concurren todas, y el peñasco duro
La sangre que exprimió, cristal fue puro.
  
 Fragmento del Polifemo

De esta forma, podemos concluir que ambos están relacionados con la soledad, tema que obsesiona a Góngora y que será el título de su obra más ambiciosa: las Soledades. El sitio donde se desarrolla la acción es Sicilia, una isla solitaria, Galatea vive en tierra pese a que le gustaría vivir en el agua, y Polifemo, como ya descibimos antes, está solo. A diferencia de Ovidio, quien situaba a Polifemo como un ser malvado, Góngora lo sitúa en la desgracia, y, sin llegar a posicionarse de parte de ningún personaje, toma cierto favoritismo por el pobre gigante, quien había intentado cambiar por el amor, pero quien fue traicionado por el mismo, pues Galatea se había entregado a Acis sin mediar palabra y él siempre le había dedicado extensos cantos. Estaba condenado a vivir en la soledad de su inhumana vida.


Escrito por Luis J. del Castillo




1 comentario :

  1. esta muy boito ta chevere y ala ve tiste bu bu bu

    ResponderEliminar

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...