Clásicos Inolvidables (VIII): Égloga III de Garcilaso de la Vega

26 enero, 2012

| | |
Garcilaso de la Vega ha sido el príncipe de los poetas de la literatura española por excelencia desde que su obra fuera publicada hasta nuestros días. Es, precisamente, el poeta que siempre ha gozado de un estatus de admiración en todas las épocas, sin llegar a pasar por ningún momento de oscuridad ni llegando a ser ignorado como otros grandes poetas ahora reconocidos. Pero además, se convirtió en el modelo fundamental del poeta soldado, figura que sería frecuente en el siglo XVI, y un perfecto cortesano, lo que lo diferencia de otros nobles guerreros que se dedicaban a la poesía.

Retrato de Garcilaso publicado en El Semanario Pintoresco Español, 1842
Nacido en Toledo aproximadamente en 1501, participó en varias campañas bélicas dentro del ejército imperial de Carlos V, llegando a ser desterrado por acudir a la boda de un sobrino comunero contrario al emperador, aunque es perdonado gracias a la ayuda del Duque de Alba, siendo trasladado a Nápoles. Este hecho es relevante para tener en cuenta la influencia de los poetas italianos antipetrarquistas en Garcilaso, entre ellos a Bernardo Tasso, inventor de la conocida estrofa lira. Fallecerá en 1536 tras esta breve etapa de madurez poética en Niza, durante una campaña de castigo al sur de Italia.

Debido a su repentina muerte, su producción literaria se reduce a unos cuantos poemas castellanos, una epístola, dos elegías, cinco canciones, cuarenta sonetos y tres églogas. Esta obra poética se incluye en una edición conjunta con las obras completas de su amigo Boscán después de la muerte de ambos poetas, en 1543. Debido al éxito de los poemas de Garcilaso, tendrá una edición en solitario en 1569. Y años después, el poeta sería tratado como un clásico más al tener ediciones comentadas por personas como Sánchez Brozas, conocido como el Brocense, y Fernando de Herrera; este último realiza un estudio profundo de las fuentes y realiza una crítica literaria donde llega a modificar poemas para mejorarlos, con éxito en ocasiones.

Toledo, ciudad de Garcilaso. Fotografía tomada de Imperio Romano
Garcilaso trata en sus poemas tres temas fundamentales: el amor, la naturaleza y la mitología. Estos temas son frecuentes en la poesía italianista desde Petrarca, el gran modelo del Renacimiento, aunque el poeta español introduce formas y elementos distintos a los que usaba el italiano, debido a la evolución que sufre también el pensamiento renacentista entre los poetas desde una primera época petrarquista. El tema de la mitología es tomado principalmente de los clásicos latinos como Virgilio y Ovidio, con un intento de mostrar estos relatos con objetividad, la cual rompe Garcilaso al añadir su presencia en el poema. Finalmente, debemos remarcar la influencia de Ausías March, el gran poeta de las letras catalanas, de quien llega a copiar o adaptar versos.

Sus sonetos son muy conocidos, aunque su mejor poema es la Égloga III, donde desarrolla todos sus temas frecuentes. El poema está estructurado en octavas reales, es decir, en estrofas de ocho versos endecasílabos con rima ABABABCC creada por Boccaccio e introducida a España por Garcilaso y su amigo Boscán. El desarrollo de la égloga sucede en un día en el que cuatro ninfas pasan la jornada cerca de Toledo, descrita de forma muy realista por Garcilaso. El poema es un écfrasis, es decir, habla sobre otro arte de forma detallada, en este caso se desarrollan las historias de los tapices que están preparando las ninfas, especialmente a través de las sensaciones que transmiten los colores, siendo el rojo representativo de la pasión y la violencia contra el verde de la naturaleza tranquila, por ejemplo. Estos relatos son historias trágicas de amor, las tres primeras pertenecen a la mitología clásica y han sido recurrentes en otras obras del autor, en este poema les dedica a cada una dos estrofas:

Orfeo y Eurídice (1796), de Camille Corot
  • Orfeo y Eurídice: esta historia de amor aparece en varios poemas de Garcilaso, debido en cierta forma a Orfeo, quien representa la perfección poética en la mitología y que supuso para el poeta español el referente con el que se comparaba, mostrándose en primer lugar inferior a él y después igualándose con este poema. Orfeo viaja al infierno en busca de Eurídice, su mujer, quien había fallecido. Logra llegar a ella gracias a su habilidad  Este poeta viaja hasta el infierno en busca de su amada fallecida, la ninfa Eurídice. Superando los obstáculos del inframundo, fue el único que llegó a provocar las lágrimas de los tormentos y la pena de Hades y Perséfone, quienes permitieron que se marchara junto a Eurídice con la condición de que no volviera la vista atrás hasta que los rayos de sol bañaran a su esposa. Lamentablemente, justo en la salida del inframundo, Orfeo se giró antes de tiempo y Eurídice se desvaneció en el aire para la eternidad.
  • Apolo y Dafne: otra historia de amor que se repite en la poesía de Garcilaso y que podemos ver en el Soneto XIII. En este caso, Apolo, quien se había mostrado arrogante con Eros, recibe una flecha de amor que provoca que se enamore de la ninfa Dafne, quien recibió una flecha de plomo para que rechazara al dios que comienza a perseguirla. Asustada, la ninfa huye y pide ayuda a su padre, el río Peneo, quien decidió convertirla en laurel. Apolo, apenado por la transformación, llora y riega así el árbol en que se ha convertido su amada.
  • Venus y Adonis: esta historia, menos conocida, nos sitúa en una cacería donde Adonis es herido de muerte por un jabalí, lo que provoca el dolor de Venus, quien estaba prendada por el joven cazador.

Venus lamentando la muerte de Adonis, de Benjamin West

  • Nemoroso y Elisa: la última historia no pertenece a la mitología, sino a la Égloga I del propio poeta. Nemoroso es un pastor que sufre por la muerte de su amada Elisa; el pastor representa a Garcilaso y Elisa sería el nombre que usa para sustituir a Isabel Freyre, mujer de la que se enamoró para su pesar, pues se trataba de una relación imposible al estar casados con otras personas. Isabel había fallecido de parto, provocando también el dolor del poeta como el del pastor. Incluyendo esta historia al mismo nivel que las mitológicas, Garcilaso eleva su historia también, por lo que también se iguala a Orfeo. Esta última historia se desarrolla junto a una descripción del río Tajo y un epitafio dedicado a Elisa, donde también se nombra a otro amante de la ninfa.
Portada de una edición de 1622
Tras estas historias, comienza a oscurecer y las ninfas terminan sus tareas, cuando, escondidas, oyen el canto de dos pastores, Tirreno y Alcino, quienes realizan un canto amebeo, es decir, un debate pastoril sobre sus amadas, celebrando uno su amor y el otro su queja. Tras este canto, todos los personajes se retiran y el paisaje queda vacío, terminando así el día. Pictóricamente es novedoso, pues hasta el siglo XIX no se concebía el paisaje sin personajes. Y así culmina uno de los mejores poemas renacentistas de la literatura española.

En la hermosa tela se veían
entretejidas las silvestres diosas
salir de la espesura, y que venían
todas a la ribera presurosas,
en el semblante tristes, y traían
cestillos blancos de purpúreas rosas,
las cuales esparciendo derramaban
sobre una ninfa muerta, que lloraban,

Todas con el cabello desparcido
lloraban una ninfa delicada,
cuya vida mostraba que había sido
antes de tiempo y casi en flor cortada.
Cerca del agua en el lugar florido,
estaba entre las hierbas degollada,
cual queda el blanco cisne cuando pierde
la dulce vida entre la hierba verde.

Fragmento de la Égloga III, corresponde a la historia de Nemoroso y Elisa

La trascendencia de Garcilaso es clara en la literatura posterior y, como señalamos antes, nunca ha dejado de ser el príncipe de los poetas.



Escrito por Luis J. del Castillo


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...