El autocine (XXXII): El malvado Zaroff, de Irving Pichel y Ernest B. Schoedsack

10 diciembre, 2016

| | |

El malvado Zaroff lo es por dos motivos, posee un genio creativo y perverso, y lo sabe perfectamente. Pero como les sucede a tantos de estos temperamentos, trata de justificar pertinazmente su conducta y proceder; por otra parte, tan cruel como humana.

La naturaleza se escinde de forma múltiple en la excelente El malvado Zaroff (The most dangerous game, RKO, 1932). De un lado, tenemos la naturaleza explicita del paisaje, agreste y selvático, con sus propias tragedias a nivel interno; y de otro, al ser humano que forma parte de la misma, y que se divide, a su vez, entre lo que reconocemos como civilizado e incivilizado, con una tenue línea fronteriza.

Se trata de un argumento reutilizado (no siempre aprovechado) en futuras ocasiones, desde Huída hacia el sol (Run for the Sun, Roy Boulting, 1956) hasta, indirectamente, Acorralado (First Blood, Ted Kotcheff, 1982). En el caso que nos ocupa, la justamente mítica película fue una producción de Merian C. Cooper (1893-1973) y David O. Selznick (1902-1965), escrita por James Ashmore Creelman (1894-1941) y Richard Connell (1893-1949), según un relato de O. Henry (1862-1910), y realizada al alimón por Irving Pichel (1891-1954) y Ernest B. Schoedsack (1893-1979). 


Una aldaba es la primera imagen que nos es mostrada. Esta da acceso a la fortaleza del conde Zaroff (Leslie Banks), un bastión edificado por los portugueses tiempo ha. Hasta él arriba el cazador profesional Robert Rainsford (Joel McCrea), después de que la embarcación en la que viajaba encallara en los arrecifes y se hundiera. Robert es el único superviviente (del hundimiento y de los tiburones), pero se sorprenderá al comprobar que existen otros visitantes de naufragios anteriores. Concretamente, Eve Trowbridge (Fay Wray) y su hermano alcoholizado Martin (Robert Armstrong); junto a dos marineros de los que nunca más se supo. Todos conviven en la alcazaba, mientras, supuestamente, es reparada una lancha capaz de sacarlos de allí.

Aunque como es de suponer, las intenciones del conde son mucho más oscuras y no tardarán en desvelarse. Para ello cuenta con la ayuda, como en toda buena película de terror de la época, de un siniestro acólito llamado Iván (Noble Johnson). Tras la imagen de esa aldaba, traspasamos el plano de lo alegórico para adentrarnos en un categórico y descarnado relato de supervivencia, extensible a todo el planeta, con sus particulares salas de trofeos.


Para el conde se trata de una cualidad instintiva; la del cazador avezado que se enfrenta intelectual y corporalmente a otro de su misma condición. Zaroff ha desplazado unas señales visuales para hacer embarrancar todas las naves y así proveerse de presas. Forma parte de su ritual de caza; atracción a la que el conde no ha renunciado a pesar de que explica que cuando perdí el amor por la caza perdí el amor por la vida, y por el amor mismo. O dicho de otro modo, cuando recobra la afición por la caza, recupera todo lo demás. Lo cual acontece en aguas del Pacífico, en un entorno tan selvático como fantástico y, por descontado, ignoto tanto moral como geográficamente. Todo un precedente de la fabulosa isla de King Kong (Merian C. Cooper & Ernest B. Schoedsack, 1933).

En este sentido, sobresalen los planos del pantano entre la niebla y las peligrosas cataratas; hasta que, finalmente, asistimos a la táctica narrativa del cazador cazado; como también sucede a veces en la vida. Zaroff no solo representa la crueldad de lo atávico y lo primordial, “endulzado” con cierto determinismo como cazador, sino igualmente la sofisticación con la que este se adorna; por ejemplo, cuando interpreta unas románticas piezas al piano.


Aspecto último que debemos al talento musical de Max Steiner (1888-1971). Debidamente restaurada, la composición fue editada en 2001 por el sello Marco Polo (8.225.166), junto con la extraordinaria -musicalmente hablando- The son of Kong (Ernest B. Schoedsack, 1933). Por todo ello, El malvado Zaroff es un trofeo para paladares cinéfilos exquisitos. Al fin y al cabo, tal y como Jean Francois Revel (1924-2006) determinó, la primera de las fuerzas que mueven el mundo es la mentira. Y lo difícil es darse cuenta de que esto es verdad.

Escrito por Javier C. Aguilera




0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...