Para el sábado noche (XLVII): Noche de miedo, de Tom Holland

28 octubre, 2015

| | |
Menudo susto se lleva el joven Charley Brewster (William Ragsdale) cuando descubre que su flamante vecino es en realidad un vampiro. Esa noche, no solo no ha estudiado un solo ejercicio de trigonometría para el examen, sino que ni siquiera ha aprovechado la ocasión de meterle mano a su novia, cuando esta finalmente se muestra dispuesta. ¡Una noche de verdadero espanto!

El fenómeno del vampirismo se nutre de los fundamentos de la naturaleza humana y, aún con distintos nombres, ha venido siendo así desde siempre. Lamias, empusas, súcubos o la strix de la antigüedad son la representación grecolatina, hebrea y cristiana de los anhelos reprimidos y de un poder de atracción en el que la sangre (e incluso otros fluidos) se convierte en expresión del lado oscuro de esa naturaleza y en símbolo real de la energía vital de cada individuo.

El tema del vampiro pronto quedó asociado a la imaginería de los tebeos norteamericanos de posguerra, proponiendo a veces mixturas de géneros, como el terror y el humor, o el terror con toques de humor, como en el caso que nos ocupa.

El video y la televisión por cable compendiaron todas las formas y ofertaron un contacto espiritual entre adeptos, que hoy pervive en determinadas páginas o blogs de interés. Lugares de encuentro para connoisseurs que, como los shows supervivientes del medio televisivo, han acabado reemplazando la tradicional carpa de feria. A todo ello podemos añadir el valor que poseen los personajes mediáticos, ficticios o no, en la vida de las personas, llegando a convertirse en personalidades o creaciones sumamente influyentes.


En Noche de miedo (Fright Night, Columbia Pictures, 1985), saludable ejercicio del efímero Tom Holland (1943), la influencia del actor caza-vampiros interpretado por el entrañable Roddy McDowall, no es muy numerosa, pero abarca todo un género literario y cinematográfico -¿de vida?-.

El personaje responde al nombre -por supuesto apócrifo- de Peter Vincent (huelga el especificar en honor de quiénes), y su descreimiento hará que continúe actuando hasta que tome contacto verídico con esa otra zona de la realidad, adentrándose en la mansión de Jerry Dandrige (Chris Sarandon), el vecino acusado por Brewster de ser un vampiro.

El joven también arrastrará allí a su novia Amy (Amanda Bearse) y a su amigo Edward (Stephen Geoffreys), otro compañero desclasado y víctima del poder de sugestión del vampiro.


El hecho es que Charley Brewster es participe de ese afecto y consideración hacia el género, ejerciendo como portavoz de todos aquellos que reclaman algo de misterio en esta vida. Por ello, cuando esgrime un símbolo como el de la cruz, es consciente de que esta representa un poder auténtico y definido, algo que, en principio, no le sucede a Peter Vincent, más mayor -no necesariamente más maduro- y más escéptico.

Con obvios remedos de La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954) o La ventana, a secas (Ted Tetzlaff, 1949), Noche de miedo ofrece otros detalles atractivos, como el hecho de que cuando Brewster observa de cerca la casa de su vecino, él es observado a su vez. O el guiño de Jerry Dandrige silbando Strangers in the night en el instante de penetrar en la habitación de Charley, la imagen de los relojes que señalan la llegada de un nuevo día en el salón del vampiro, la traumática metamorfosis animal de Edward, o el hecho de que Vincent regrese a la mansión portando, precisamente, la estaca que ha puesto fin al sufrimiento del chico. Además, como en sus ilustres antecedentes, todo comienza para Charley Brewster con un grito.


De este modo, por medio de un simpático y ecléctico tono de opereta que no pretende ser otra cosa, pero que se deja seguir viendo con agrado, Noche de miedo pone en marcha todo el arsenal del mito: la niebla, el agua bendita, la invitación al vampiro, el amor redivivo, el poder inhibidor del crucifijo y el purificador de la luz, el reflejo en el espejo, el ataúd y la estaca, la fuerza y ubicuidad del vampiro, su poder hipnótico e ingrávido, así como de transformación en otros seres…

Toda una parafernalia cuya finalidad esencial es deleitarse con los miedos y fenómenos difícilmente abarcables con la razón.

Escrito por Javier C. Aguilera


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...