Tiempo al tiempo, de varios autores (II)

18 octubre, 2013

| | |
Como ya prometimos, presentamos la segunda parte de la reseña dedicada al libro de relatos Tiempo al tiempo, de la editorial Stonewall. En esta entrada hablaremos de los ocho relatos restantes de la obra, cuyas historias tienen el mismo elemento común: la incorporación de un hecho histórico relevante alrededor de sus personajes. En este caso, dichos hechos datarán de finales del siglo XIX hasta la década de los ochenta del siglo XX.


Eduardo García nos presenta el primer relato de esta segunda parte, Lectura infeliz de un retrato. En él veremos cómo sucesos y figuras relevantes, como Oscar Wilde, marcan la dirección de esta historia, realizada de una forma elaborada y concisa. David es su protagonista, situado en la Inglaterra de finales del siglo XIX. Es un joven de 18 años aficionado a conocer y salir con personas de renombre y de la alta sociedad de la época, ya sea para pasar un buen rato o por interés económico. Pero sus planes se alteran al conocer al conocido escritor Oscar Wilde. Con él comenzará una turbia y apasionada relación que culminará en una tarde de pasión, la única que, para su desgracia, compartirían. Y es que para David ya era demasiado tarde, y Oscar no era un hombre de los muchos a los que se dedicaba a conocer; lo amaba como a ningún otro y le proporcionaba muestras de amor inolvidables. Tanto es así que se convertiría en su Dorian particular, sirviendo de inspiración para la famosa novela de Wilde. Pero la historia se truncaría poco después, cuando Oscar conoce al que fuera su gran amor lord Alfred Douglas, un altercado que traspasa las páginas de este relato y que se convirtió en un escándalo para la sociedad de la época, llevando a Oscar a ser abandonado por su esposa e hijos y acabando encarcelado durante dos años, lugar del que se sirvió para escribir su conocida epístola De profundis. Tras su puesta en libertad, David y Oscar se reencontraron, pero el paso de los años hizo mella en cada uno, volviéndose a separar por el bulevar londinense que un día les llegó a unir.

Con Mónica Martín y su Saloon Paris nos adentramos en el ambiente preliminar a la Primera Guerra Mundial, con una represión hacia la homosexualidad y la promiscuidad que dominaba a toda clase social y que se expresaba en numerosas manifestaciones en su contra. Tanto es así que la protagonista de este relato, Eloise, se sentía acusada y juzgada sin motivo alguno, meramente por sus apariencias y por el lugar en el que trabajaba. Pero nada más lejos de la realidad, ya que ni tan siquiera había tenido una relación con un chico. Su pasión secreta eran las mujeres, aconsejarlas y contemplarlas, ya fuera en el Saloon o cuando se dedicaba a vender prendas y juguetes eróticos. Cansada de llevar escondido este secreto, una noche es sorprendida al encontrar una nota en el bolsillo de su abrigo, la cual alguien desconocido la invitaba al día siguiente a verse en persona. Por suerte para Eloise, su deseo prohibido se hizo realidad, y la remitente de esta cita era una mujer. Un final un tanto pobre, ya que tras meternos en contexto social, cultural y personal de la protagonista de una manera detallada y atrapando al lector, el relato finaliza de manera abrupta tras su furtiva relación sexual, dejando, pues, a la imaginación del lector, qué será de Eloise y si este sólo ha sido un pasajero y casual encuentro.

Eduardo García, Mónica Martín y César Augusto Cair
César Augusto Cair nos muestra una historia real en su relato de una manera entrañable y dramática, al margen de hechos ficticios que puedan adornarlo. En Un hombre con falda de muselina, Einar Wegener nos adentra en un monólogo interior y desesperado en el que repasa su frustrante vida en el interior de un cuerpo equivocado. Einar soñaba con ser Lili, Lili Elbe, pero ese sueño resultó ser tan efímero como su propia vida. Su mujer, Gerda, no podía impedírselo, y le facilitó las alas para poder alcanzar su propia identidad. Es más, Gerda era partícipe de sus preferencias sexuales y, muchas noches, juntos se desfogaban en compañía. Bellas metáforas alternadas con episodios un tanto soeces y escatológicos, como los párrafos dedicados al transcurso de la operación de cambio de sexo, pero con un final amargo para Einar, que pasaría a la historia por ser el primer transexual que cambió quirúrgicamente de sexo.

El siguiente relato nos enseña una verdadera Lección de vida. Conchi Regueiro nos trae uno de los relatos mejor elaborados y con un argumento y una trama social capaz de captar la atención del lector de principio a fin. Con un lenguaje sencillo, pero eficaz en su descripción y en la mayoría de diálogos, conoceremos a Nieves y a su prometido Policarpo, en un ambiente tenso y revolucionario alrededor del hecho de que la mujer pudiera votar por primera vez. Nieves es una joven luchadora pero estancada profesionalmente y con una vida que no discurre más que a la sombra de su novio. Hasta que se reencuentra con una antigua compañera de facultad cuando se disponían a votar. Ella le abre los ojos hacia una realidad que desconocía: se da cuenta de lo que realmente vale como mujer, descubre todo un mundo intelectual y cultural a su alcance gracias a la lectura y a la mirada crítica de Elisa y, sobre todo, una compañía verdadera y una relación de confianza que no había experimentado anteriormente con alguien y que la hace ser ella misma por primera vez. En definitiva, Nieves descubre todo lo que realmente le puede ofrecer la vida y, a su vez, todo lo arriesgado que eso conllevaría. Un final abierto que nos deja con la esperanza de lo que podemos alcanzar si luchamos por lo que deseamos.

Einar Wegener y su transformación
Tres Españas, de Carlos G. García, presenta una época marcada por la guerra y la ideología. Un amor secreto a escondidas de un régimen y una guerrilla, ideologías contrarias que tanta sangre derramaron a su paso. Algo de lo que su protagonista, Miguel, no era consciente tras enamorarse ciegamente de un maquis, Roberto. Sin duda, este relato pone de manifiesto la realidad de aquella época entre las dos Españas, tomando como referente histórico el marco de la Guerra Civil española para el inicio, transcurso y resolución del relato, narrados brillantemente con un suspense sobrecogedor y un dramatismo propios de las escenas dantescas de esa época. Represión familiar, social y política en España dentro de un destino trágico para dos amantes; un contexto que bien podría recordar a la vida y obra de Federico García Lorca.

En este relato conoceremos la historia de Stonewall Inn, un conocido bar que servía de lugar de encuentro para muchos homosexuales. El arcoiris y el ruido da nombre a este relato de Roberto Carrasco en el que, a modo de enumeración, iremos descubriendo cada personaje y sus correspondientes circunstancias, aunque sin entrar en demasiada profundidad en ninguna de ellas. A modo de anécdota histórica, gracias a uno de los personajes, Wayne, y a la redada que sufre el local, se mostrará por qué la bandera multicolor corresponde a un símbolo característicamente homosexual. Y es que esa noche marcaría un antes y un después en la vida de todos esos testimonios secretos: un multicolor  vestido arrancado y convertido en bandera, Glinda y su pasión por la música, la ironía del amor entre Harold y Tom y Simon y Cooper; en definitiva, un grito unánime para todos lo que desde entonces quisieron hacerse oír. Aunque realmente no posea ningún giro argumental y la lectura sea bastante lineal respecto a otros relatos que sí contienen más sorpresa e intriga, destaca sobremanera gracias a su narración y lenguaje, desprendiendo optimismo y un ruido de libertad frente a la represión y homofobia vivida en aquel tiempo.

El bar estadounidense Stonewall Inn
Cuando un relato te deja sin palabras, es muy difícil describirlo como se merece. Secretos es uno de esos casos y, sin duda, su argumento, expresión y calidad literaria destaca entre algunos de los compañeros reseñados en esta segunda parte de Tiempo al tiempo. Uno de los motivos ya no es sólo su longitud, ya que la extensión en un relato a veces no es condicionante de su calidad, sino la verdad y la condición humana que otorga a sus personajes, llevando al lector a sentir empatía por ellos y por la crudeza de sus circunstancias; eso sí, sin entrar en el morbo o en lo escatológico del ambiente del desfase, la enfermedad y el mundo de la noche. Este sobresaliente relato está narrado desde los tres vértices de un triángulo desgraciado por culpa de la droga: Marina, Santos y Chencho. Historias paralelas con mucho más en común de lo que ellos imaginaban pero con un fin que ninguno desearía. Como eco contextual, el autor señala el hecho histórico del Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 como la noche fatídica de los protagonistas; que en un segundo plano, aunque sin quedar en mera anécdota, gracias a la maestría del autor para sobrecogernos con la trágica celebración del cumpleaños de Santos en Alcalá 20, el desenlace de la infeliz existencia de su antiguo compañero de batallas o el sentimiento sombrío de una madre anclada en la frustración. Como otros detalles que encontraremos, son destacables las impactantes reflexiones que encontraremos de cada uno de los personajes, al igual que los pequeños giros argumentales existentes en sus historias capaces de emocionar y que invita a seguir leyendo hasta el final gracias, básicamente, a la excelente forma que tiene Miguel G. para atrapar al lector. Muy recomendable.

Carlos G. García, Conchi Regueiro, Roberto Carrasco, Diego M. Béjar y Miguel G.
Como broche final al libro de relatos de este 2013, encontramos La explosión, de Diego Manuel Béjar, como culmen literal a la obra. Con una escritura sencilla y unos personajes algo estereotipados, recuerda a otros relatos ya mencionados, siguiendo el esquema de presentación de personajes, hecho histórico que pasa a un segundo plano y narración de una relación erótica, no llegando al punto soez que otros sobrepasan, convirtiéndose en una lectura ligera y entretenida. Así, Béjar nos presenta a dos muchachos aparentemente con una personalidad muy distinta, pero con una amistad infinita que esconde un secreto que ninguno de los dos es capaz de reconocer. El protagonista, y quien narra en primera persona, es un niño tímido, buen estudiante y un blanco fácil de los más gamberros de su colegio. Mientras, Pedro es un repetidor de curso con un carácter abierto, espontáneo y entrometido. Un tándem perfecto para demostrar que los polos opuestos se atraen. En ellos surge una amistad profunda, pasando las tardes juntos para jugar y estudiar como la mayoría chicos de esa edad. Sin embargo, la tarde de la catástrofe del transbordador espacial Challenger en 1986, en la que fallecieron los siete tripulantes, supuso un acontecimiento importante en lo que parecía ser una tarde más para ellos, sirviendo de preludio para un hecho que marcaría un antes y un después en su amistad.

Como vemos, Stonewall nos sorprende un año más con su recopilación de relatos Tiempo al tiempo. Al igual que el año pasado con Nocturnabilia, y gracias a la colaboración desinteresada de todos los autores, la editorial destinará el 10% de las ventas del libro a proyectos educativos de la FELGTB para combatir la homofobia, bifobia y transfobia que todavía hoy siguen sufriendo los adolescentes LGTB en las aulas. Si queréis obtener y leer esta obra completa, os recordamos que está disponible en Amazon, Universogay, Librería Berkana o en Casa del Libro.



Escrito por Mariela B. Ortega



1 comentario :

  1. Muchas gracias por unas palabras tan generosas sobre mi cuento. "Lección de vida" es, ante todo, un homenaje a las Misiones Pedagógicas y a las gentes entusiastas que las hacían posibles. Me encanta ver que el relato ha llegado a transmitir un poco de ese entusiasmo. Un saludo y, de nuevo, gracias. Conchi Regueiro

    ResponderEliminar

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...